Cuéntame un cuento

por | Sep 19, 2018 | 1 Comentario

¡Bienvenidas al nuevo curso familias!

En esta época parece que el cuerpo nos pide hablar de los periodos de adaptación y de lo bien que estamos conociéndonos en esta época, que es la de la vuelta a la rutina, pero también, la de comenzar proyectos y plantear ideas nuevas.

Por eso hoy queremos hablaros de los cuentos, las historias… narraciones para contar a nuestros peques antes de ir a dormir, que nos ayudan a relajarnos y a establecer esa conexión de amor y tranquilidad que tanto echamos en falta en este ajetreado mundo que nos rodea.

Para hacer la lectura amena y animada os planteo una serie de preguntas que yo creo que todas las personas que leemos cuentos nos hemos hecho alguna vez, y os invito a tratar de contestarlas antes de leerlas, para saber si estáis de acuerdo. Nos encantaría tener vuestros comentarios…

Objetivos… ¿qué queremos conseguir cuando leemos un cuento?

  • Los cuentos son un juguete más. Queremos que aprendan a verlos como algo común.
  • La lectura nos abre horizontes. Queremos que les produzcan curiosidad.
  • Aprendemos si estamos motivados. Queremos que se diviertan.
  • Aprendemos por imitación. Queremos que nos vean leer.
  • Los cuentos son valiosos. Queremos regalarlos, considerarlos un premio.
  • Los cuentos son cercanos y muy diversos. Queremos tener muchos y siempre a mano. Queremos tener siempre un cuento para explicarlo todo.
  • Leer nos permite expresarnos. Queremos comprender juntos lo que leemos.
  • Leer nos acerca a la magia. Queremos ser magos.

¿Cuándo empiezo?

Desde el nacimiento. La reacción de los niños/as a la lectura irá variando según vayan creciendo, pero siempre se debe leer cuentos con ellos.Los niños menores de 2 años tienen la capacidad de prestar atención moviéndose y sin mirarte (sin prestar atención aparentemente), por ello la repetición es FUNDAMENTAL hasta los 3 años: les ayuda a sentirse seguros (libros favoritos).

A partir de 2 años tienen derecho a no querer que les contemos un cuento, por lo que hay que favorecer el momento. Ya a partir de 3 años pueden escoger libremente el tema o debatir la elección entre ambos. Hay que trata de conectar con sus emociones y preferencias.

¿Qué tipo de cuentos?

TODOS. Hay que tener en cuenta que cada cuento ofrece un tipo de ventaja. Veamos algunos tipos:

  • Cuentos de cartoné sin texto: exploración de imágenes, exploración táctil, visual, oral…
  • Cuentos de baño
  • Cuentos con texto “adaptados” por edades: permite adecuar el lenguaje al momento evolutivo del niño y conectar con rutinas habituales (sueño, chupete, familia, hermanos, celos, cole…)
  • Cuentos con texto de temas generales.
  • Cuentos con moraleja
  • Cuentos de hadas
  • Poesía

¿Leo cuentos o cuento cuentos?

AMBOS.

Leer cuentos aporta riqueza lingüística. Los niños/as aprenden vocabulario por contexto. Añadimos palabras nuevas y les ayudamos a entender que hay distintos registros del lenguaje según el interlocutor (la princesa era bella y delicada como las flores de la gardenia- la princesa era la más guapa de las princesas) (El perrito ladró enfadado – El can del malvado mago del tiempo mostró enfurecido los dientes)

Contar cuentos, además, favorece la aportación del niño/a, fomenta la creatividad y permite adecuar la historia al momento personal.

Mezclar cuentos, inventarlos y repetirlos desarrolla la capacidad creativa, memorística, relacional y lógica de los más pequeños.

Se pueden contar cuentos con teatro, mímica o títeres.

¿Y cómo lo hago? Es que yo no sé…

¿Sé leer? 🙂 Entonces puedo leer y contar un cuento. Las primeras veces debe ser una historia conocida que nos haga sentir cómodos, que nos traiga buenos recuerdos. Los niños/as SON MUY AGRADECIDOS. Nadie NUNCA lo va a hacer mejor que mamá o/y papá. No hay que sentirse ridículo.

Se pueden apoyar las historias con cualquier elemento (¡o ninguno!) que nos haga sentir más cómodos: títeres, muñecos, manos, poniendo voces, hablando bajito, alto.

La postura debe ser siempre la que más cómoda resulte al contador de cuentos.

Fomentar el espíritu crítico del niño/a hará de la lectura un momento de diálogo que hará que el adulto se sienta más cómodo (hacer preguntas).

Y por último, pero no menos importante, acudid a cuentacuentos para adultos. SON UN PLACER.

¿Por dónde empezamos?

Los cuentos y libros son UN JUGUETE MÁS. Deberían estar en el cuarto del bebé desde el primer día. De todo tipo y a mano para que sepan que siempre van a poder acudir a uno.

Debemos FOMENTAR LA CURIOSIDAD. Buscad respuestas en los cuentos. Jugad a descubrir lo que esconden. Adivinad qué puede pasar después.

Los cuentos SON DIVERTIDOS. Hay que demostrar e incluso ampliar el placer de leer. “Qué ganas tengo de que llegue esta noche para seguir con el cuento” “Ohhh, qué pena, ya hemos acabado” “Este cuento es maravilloso” “Qué suerte tengo de poder leer contigo”

IMITACIÓN. Debe haber libros en casa y nos deben ver leyendo. Tienen que darse cuenta de que a veces no hacemos algo porque estamos disfrutando de la lectura.

SON VALIOSOS. Siempre a mano PERO hay que cuidarlos. Jugar a “curar” cuentos. Regalarlos como premio y refuerzo positivo. Admirar escaparates de librerías, demostrando deseo por tener más. Poner fuera de su alcance los delicados.

MUCHOS CUENTOS nunca son suficientes. Tener variedad permitirá elegir, comparar y aprender a valorar gustos y aficiones. Se puede leer siempre el mismo cuento al comenzar la sesión y luego siempre uno diferente. Podremos acudir a un cuento para solucionar un conflicto emocional, una duda, una determinada situación.

COMPRENDIENDO JUNTOS. Es importante enseñar la estructura de las historias. Todas tienen un comienzo, un desarrollo y un final (si no son poesía o refranes). Pedir resúmenes, hacer preguntas, ofrecer respuestas y poner en valor todas las reacciones del niño/a. Ved si tiene moraleja, cuál es y si está de acuerdo.

SON MÁGICOS. Acariciad los cuentos, acariciad a sus lectores, dadles vida mediante sentimientos (este cuento es mi amigo, a este no le quiero porque me recuerda cosas malas), convertidlos en juguetes increíbles, cread una atmósfera especial, dadles misterio…

¡Y esto ha sido todo! Esperamos que os guste esta lectura y que os animéis a compartir con nosotras vuestros cuentos favoritos! (Y además os adelantamos que estamos pensando en poner en marcha un proyecto de biblioteca de lo más divertido en el que esperamos que podáis participar todas las familias)

¡A leer!

1 Comentario

  1. Víctor Jara San Martín

    ¡Qué buenos consejos para poner en práctica en casa! Muchas gracias 🙂
    Víctor

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas del blog

  • 2018 (2)
  • 2017 (6)
  • 2016 (5)